Purgas de caldera: La importancia de un buen control.

Incluso con los mejores programas de tratamiento previo, el agua de alimentación de la caldera contiene un cierto grado de impurezas, tales como sólidos suspendidos y disueltos. Las impurezas pueden

permanecer y acumularse en el interior de la caldera mientras el funcionamiento de la caldera sigue. La creciente concentración de sólidos disueltos puede provocar el arrastre de agua de caldera en

el vapor, causando daños a las tuberías, trampas de vapor, e incluso equipos de proceso. La creciente concentración de sólidos en suspensión pueden formar incrustaciones y depósitos, lo cual afecta la eficiencia de la caldera y la capacidad de transferencia de calor.

Una purga incorrecta puede causar un aumento en el consumo de combustible, requisitos adicionales de tratamiento químico, y la pérdida de calor.


Hay dos tipos de purga de calderas:

  • Purga de superficie: Un proceso continuo o intermitente diseñado para eliminar los sólidos disueltos que se concentran cerca de la superficie del líquido, mediante una válvula de aguja graduada o una válvula motorizada accionada por un controlador de purga de caldera.

  • Purga de fondo: procedimiento manual para eliminar sedimentos y lodos acumulados en el fondo de la caldera. Este procedimiento generalmente se realiza durante unos segundos una vez en cada turno o, en calderas más pequeñas, una vez al día.

La tasa de purga se expresa como un porcentaje de la tasa de flujo del agua de alimentación y está determinada por los “ciclos de concentración” del agua de alimentación que se mantienen en la caldera. La frase “ciclos de concentración” es la base de uno de los conceptos más importantes en el tratamiento de agua de caldera. Los ciclos de concentración reflejan la cantidad de impurezas en el agua de alimentación que se concentran en el agua de la caldera.

Cuanto más altos son los ciclos de concentración, más impurezas del agua de alimentación se han concentrado en el agua de la caldera y menor es la tasa de purga. Como en los sistemas de torres de enfriamiento, los ciclos de concentración generalmente se estiman midiendo los niveles relativos de una impureza soluble en el agua de la caldera y el agua de alimentación.


La purga es necesaria para mantener las calderas funcionando de manera eficiente. Las tasas de purga de la caldera suelen oscilar entre el 2% y el 10% del caudal del agua de alimentación, pero pueden ser mucho más altas si el retorno del condensado es bajo o la calidad del agua de reposición es deficiente. La tasa de purga óptima para un sistema de caldera en particular está determinada por varios factores, entre ellos:

  • Diseño de la caldera

  • Calidad del agua de reposición

  • Condiciones de operación

  • Equipo de alimentación / control

  • Selección de productos de tratamiento

  • Grado de seguimiento in situ

Quimica EG puede ayudarlo a determinar la tasa óptima de purga de su caldera. La purga es necesaria para eliminar las impurezas en el sistema de agua de su caldera y mantenerlo funcionando de manera eficiente. Para garantizar una producción de vapor segura, confiable y rentable, es esencial optimizar la tasa de purga de su caldera. Somos líderes en soluciones de tratamiento de agua para calderas.

Un programa de tratamiento de agua personalizado de Quimica EG puede ayudarlo a determinar la tasa de purga óptima para maximizar la eficiencia energética y proteger su sistema de caldera de los efectos dañinos de la corrosión, las incrustaciones y el arrastre.

8 vistas

Estamos aquí para ayudar.

 

Cualesquiera que sean sus desafíos de tratamiento de agua o efluentes, estamos listos para brindarle nuestra perspectiva, experiencia y soluciones, para que pueda avanzar.

arrow&v

Oficina & Planta Buenos Aires:

Av. Varela 3246 (C1437BKD),

CABA, Buenos Aires.

Planta Entre Ríos:

Barrio Industrial Villa Elisa s/n

Villa Elisa, Entre Ríos.

QUIMICA EG S.R.L. Marca registrada 2020